Viernes, 01 Febrero 2019 17:00

Vehículos autónomos, drones, dispositivos inteligentes,… y el Internet de las cosas o IoT

Hace noventa y tres años, en 1926, el físico, inventor e ingeniero eléctrico Nikola Tesla predijo en una entrevista: "Cuando la tecnología inalámbrica esté perfectamente aplicada, toda la Tierra se convertirá en un gran cerebro".

Una mirada a lo que se conoce como el Internet de las cosas, o IoT, muestra que definitivamente nos dirigimos por esta vía. Tesla Motors, una compañía que lleva el nombre del inventor serbio-estadounidense, ha interrumpido la industria automotriz con vehículos que no solo son eléctricos sino que también pueden actualizar su software y solucionar problemas de manera inalámbrica.

No solo nuestros autos se están volviendo más inteligentes. En casa, estamos usando los termostatos de autoaprendizaje para controlar nuestras temperaturas ideales sin que tengamos que levantar un solo dedo. Los controles de salud en el médico de cabecera podrían volverse obsoletos como sensores en nuestra ropa, y los relojes monitorean nuestra salud.

Con cada nueva tendencia vienen los pronósticos inevitables. A medida que la demanda de productos y servicios de IoT penetra en todos los sectores, Cisco estima que 50 mil millones de dispositivos estarán conectados a Internet para 2020.

Sin embargo, a medida que se produce este crecimiento, debe estar acompañarlo un cambio importante: los dispositivos conectados deben evolucionar desde dispositivos básicos a máquinas autónomas. Los productos conectados de hoy en día se usan normalmente como meros transmisores para la poderosa inteligencia en la nube; la suposición subyacente en todas partes es que se trata de dispositivos básicos, fuertemente conectados.

La conclusión es que no va muy lejos en el mundo integrado / conectado antes de ver la necesidad de un comportamiento autónomo. Más allá de simplemente transmitir datos y recibir comandos desde una nube, lo que necesitamos son dispositivos que ejecuten códigos complejos de alto nivel, tomen decisiones reales y dispositivos que continúen trabajando con o sin conectividad de red.

Recordemos, esta es una tendencia que hemos visto en la web. El navegador comenzó que sólo podía generar texto. Ahora, ejecuta aplicaciones completas (incluidos, aparentemente, juegos de alta resolución). Esperamos que nuestras aplicaciones web sigan funcionando cuando estamos fuera de línea y que la UI o interfaz reaccione sin el retraso de un viaje de ida y vuelta del servidor.

De los coches conectados a los autónomos.

Los automóviles ofrecen una visión de cómo podría verse el futuro de los dispositivos autónomos.

No hace mucho tiempo, los autos autónomos eran el ámbito de la ciencia ficción. Hoy parece que un cambio sistémico de autos impulsados por humanos a autosuficientes y podría ocurrir en un futuro no muy lejano.

El Desafío DARPA, el Auto-Driving Car de Google o las características del piloto automático de Tesla están trayendo esta nueva realidad a la gente. Las marcas de automóviles establecidas, Nissan, Mercedes y muchas más, también han hecho de los autos autónomos una prioridad.

Un automóvil totalmente automatizado ajustaría su motor para optimizar el rendimiento, mientras sintoniza los datos del clima para ajustar la temperatura y verifica los informes de tráfico para determinar las mejores rutas.

La seguridad es otro punto a su favor; McKinsey estima que los vehículos autónomos podrían reducir los accidentes de tráfico en un 90%.

La lista de beneficios continúa. Los autos también serían de autoaprendizaje y se actualizarían a la perfección. Al enviar todos sus datos a la nube, la idea es que la información recopilada permita mejoras y actualizaciones continuas de los automóviles y su comportamiento.

El Internet de las Cosas Robóticas, los drones y el IoT.

Las tecnologías robóticas, como los drones, también están listas para ser combinadas con IoT para crear dispositivos conectados totalmente y autónomos.

BP, el productor británico de petróleo, ya está utilizando drones con sensores y cámaras para monitorear sus tuberías, carreteras y equipos en Prudhoe Bay.

En su fábrica de Jeep Wranglers en Ohio, el fabricante alemán de robots KUKA ha conectado 60,000 dispositivos y robots a un sistema central de administración de datos.

Es el concepto de Internet of Robotic Things (IoRt), introducido por un estudio de investigación de ABI Research.

Para la industria minera, es un concepto que lo ha llevado al borde del cambio revolucionario. Una revolución que será liderada por robots, aviones no tripulados, camiones no conducidos por humanos y trenes, así como dispositivos no tripulados en miniatura, en las próximas décadas.

Con el big data como controlar la enorme cantidad de datos

Un desafío que enfrentarán los dispositivos autónomos es cómo enfrentar la gran cantidad de datos en los que confiarán.

¿Dónde se almacenarán todos estos datos, cómo se transferirán y procesarán? Lo que es más importante, ¿cómo podrán los dispositivos identificar y actuar sobre los datos correctos, sobre todo dentro de los límites del ancho de banda disponible, para tomar decisiones críticas en tiempo real?

Si pensamos en el sistema ABS de su automóvil esperando a que se le indique la acción correcta que debe tomar; o un sensor en una tubería remota que detecta una brecha que requeriría una alerta instantánea al sistema de bombeo.

La computación en niebla, también llamada computación en niebla o procesamiento de borde, podría ofrecer una solución. Un cruce entre la nube y la computación local, la idea es que los dispositivos analicen los datos localmente y luego decidan qué almacenar en la nube y qué retener localmente para evitar la latencia de la red.

Cisco, que acuñó el término computación de niebla, ha estado explorando su potencial para la IoT. En 2014, el fabricante lanzó IOx , una plataforma de cómputo de niebla para monitorear, administrar y responder a la enorme cantidad de datos generados por los dispositivos conectados.

La seguridad en el Internet de las cosas

Si bien los problemas de datos y seguridad que rodean a IoT han recibido mucha atención, un problema en particular ha sido curiosamente ignorado: el desafío de implementar realmente el código en los dispositivos conectados.

Para aquellos acostumbrados al mundo instantáneo y sin fisuras del desarrollo web, el desarrollo de IoT es un mundo completamente diferente. Los dispositivos conectados a menudo se sientan en lugares inhóspitos. No tienen una interfaz de usuario directa y a medida que IoT crece, la necesidad de una forma fácil de codificar dispositivos incrustados será cada vez más perfeccionada. No solo estamos hablando de nuevas actualizaciones de funciones, las amenazas de seguridad como Heartbleed y Shellshock hacen que la capacidad de implementar actualizaciones críticas de forma remota sea una necesidad para los dispositivos IoT. Al igual que con el software de Windows o el controlador de impresora.

Hay pocas dudas: estamos en el punto de inflexión de internet. El IoT o Internet de todo como lo llama Cisco, impulsará los cambios de una manera que nunca creímos posible. Desde nuestro punto de vista, el paisaje de IoT se transformará gradualmente de su estado actual de dispositivos pasivos a un mundo de relaciones dinámicas entre el mundo digital y el físico, donde los dos se fusionarán casi en una realidad perfecta.

El sueño de Tesla del cerebro global puede convertirse en una realidad, pero no será centralizado.

Modificado por última vez el Viernes, 01 Febrero 2019 17:26

Contacto

C/ Joan d'Àustria, 65

08005 BARCELONA

Tel.: (+34) 93 320 86 64

nougir@nougir.com